Guardar tus cosas durante la mudanza

¿Aún no has encontrado tu nuevo piso? ¿Tu nuevo hogar está de reformas? ¿La fecha de tu mudanza se ha pospuesto indefinidamente? ¡Que no cunda el pánico, no vamos a permitir que te quedes con todas tus cosas en la calle! En storemore te guardamos cómodamente todas tus pertenencias hasta que tu nuevo hogar esté listo para entrar a vivir.

Largas estancias en el extranjero

El self storage es la solución ideal para quienes viajan al extranjero de forma recurrente: Si estás pensando en cogerte una excedencia, viajas largas temporadas por trabajo, etc. necesitarás un lugar donde guardar tus pertenencias. En estos, casos, un trastero puede convertirse en un estupendo aliado, hasta que vuelvas y decidas volver a establecerte en algún sitio.

Organizar las cajas de la mudanza

A la hora de hacer una mudanza es imprescindible contar con un buen número de cajas en las que poder guardar y recoger todos los objetos que vamos a trasladar de un sitio a otro. En este caso, también te lo ponemos fácil y te ahorramos el viaje a la tienda de bricolaje, proporcionándote cajas de cartón para tu mudanza directamente en nuestra tienda, donde también podrás encontrar otros accesorios como cinta adhesiva, mantas y láminas de plástico, para ayudarte en el transporte y el almacenaje.

Alquilar una furgoneta

Existen muchos proveedores de alquiler de furgonetas. Así que tiene sentido comparar precios. Pero si almacenas en storeemore, te ahorramos tiempo facilitándote el acceso a este servicio.

Empaquetar correctamente las cajas de la mudanza

Existen algunas reglas generales para embalar correctamente las cajas de tu mudanza, que seguro que te facilitan la vida.

  • Regla número 1: No empaquetes todo a la vez. Haz una lista de las cosas que no vas a necesitar durante la mudanza y empaquétalas en primer lugar, dejando para más tarde aquello que aún necesitarás durante la mudanza.
  • Regla número 2: Empaqueta los objetos de cada habitación, para que el ejercicio de colocar todo de nuevo tras la mudanza, sea mucho más sencillo.
  • Regla número 3: Distribuye el peso dentro de la caja de la forma más uniforme posible. Empaquetar todos los libros en una sola caja acabará rompiendo la caja y puede que también tu espalda.
  • Regla número 4: Sé práctico y presta atención a los pequeños detalles. Etiquetar correctamente cada una de las cajas, por ejemplo, no te llevará mucho tiempo pero puede ahorrarte largas búsquedas en el futuro.